Especiales

A diferencia de La Pampa, el gobierno rionegrino respalda la construcción de Portezuelo del Viento

A diferencia de La Pampa, el gobierno rionegrino respalda la construcción de Portezuelo del Viento

 

La intención de Mendoza de construir la represa de Portezuelo del Viento genera temor en las ciudades, aguas abajo del río Colorado. Ante esta incertidumbre, el gobernador Alberto Weretilneck llevó tranquilidad con la seguridad de que el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) administrará los caudales sin afectar el abastecimiento. Para el gobierno pampeano en cambio, Mendoza puede poner en riesgo un caudal sustentable del río Colorado y salinizará sus aguas.

Portezuelo del Viento está proyectado sobre el río Grande, principal afluente del río Colorado (70% de los aportes). Será la segunda obra de regulación de los caudales, después de que, a comienzos de la década del ‘90, comenzase a operar Casa de Piedra, en la zona media de la cuenca, entre Río Negro y La Pampa.

“Quiero destacar que, en todas las reuniones de los gobernadores y la Nación, siempre primó el espíritu de seguir con la misma filosofía que ha traído ese organismo en el manejo de Casa de Piedra, y que permitió el uso correcto de la crisis hídrica”, expresó al diario Río Negro.

Ese ente, acordó en abril del año pasado que se haría cargo de determinar el manejo de los caudales que se acumulen.

Insistió en que también genera tranquilidad que el impacto ambiental en toda la cuenca “será evaluado fuera de Mendoza”.

El gobernador aceptó la preocupación que existe en la comunidad en cuanto a restricciones en el consumo, y que “los temores pueden ser fundados en un río en funcionamiento”. Sin embargo, aclaró que en picos de crecida y largos períodos de bajo caudal “funcionó el Coirco, y tendrá el mismo papel con Portezuelo”.

Pese a los mensajes conciliatorios de Weretilneck, cabe señalar que un grupo pampeano impulsó desde La Adela una recorrida por el Colorado en señal de protesta por la posibilidad de que se encuentre afectado ese caudal. Esto se suma a las expresiones del gobierno pampeano que rechazó el laudo arbitral del presidente Mauricio Macri. Éste decidió en enero pasado dar curso favorable a la construcción del embalse desestimando la oposición de la Provincia norteña.

Weretilneck negó -como creen en La Pampa- que se vaya a producir en este marco de negociaciones un trasvasamiento de aguas del Negro al Colorado, por debajo de La Adela, y que genera la presunción de que los usuarios pampeanos se vean afectados porque supuestamente no tendrían agua de calidad.

La postura de La Pampa

La Pampa se opuso al proyecto, criticó fuertemente al presidente Mauricio Macri por dar su aval y alertó que concurrirá a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Recientemente esa provincia tuvo un aval judicial a su reclamo histórico sobre el Atuel, que fue literalmente secado por Mendoza, pero este distrito todavía no cumple con un plan que asegure un caudal mínimo de este curso de agua en el noroeste pampeano.

Sobre Portezuelo del Viento el distrito aduce que la construcción de la presa alteraría el cauce del río Grande, que es uno de los afluentes al río Colorado, que desemboca en las cinco provincias. Ante esa posibilidad, el diputado provincial pampeano Jorge Lezcano llegó a alertar sobre una extrema situación en la provincia: “nos van a secar y arruinar el Colorado, y nos van a dejar sin agua hasta para beber”.

El laudo del presidente Mauricio Macri a favor de la construcción de Portezuelo del Viento en Mendoza, a pesar del rechazo de La Pampa, fue calificado de “incongruente” por los reconocidos investigadores pampeanos Edgar Morisoli y Walter Cazenave, ya que “por un lado dice que no se avanzará con la construcción hasta que no esté el estudio de impacto ambiental sobre la cuenca del Colorado y por el otro, permite el avance” de la obra.

Morisoli, un especialista sobre la temática hídrica, introdujo un nuevo dato al conflicto al afirmar que la obra despierta también el interés de la “poderosa” empresa metalúrgica Pescarmona que “tiene preadjudicadas las turbinas de Portezuelo del Viento, imprescindibles para la central hidroeléctrica”. “Está todo armado”, agregó.

De esa forma, señaló que “la poderosa empresa Pescarmona es un protagonista oculto, que justamente no está a la vista” y advirtió que la firma presiona de alguna manera y también tiene intereses “con lo que implica en puestos de trabajo y demás cuestiones en la provincia de Mendoza”.

El  profesor Cazenave aportó que “si lo que quieren es hacer una central hidroeléctrica por qué no hacen una central de pasada, es decir poner los caños con las turbinas sin hacer el paredón de la represa”. Así, indicó que el objetivo de Mendoza es el trasvase del río Grande al Atuel.

Por otro lado, dijo que “era cantado” el laudo a favor de la posición mendocina “desde hace tres meses por la relación política del presidente con Mendoza y sus imprudentes y equivocadas declaraciones sobre el río Colorado -Macri señaló en ese momento que el agua del río interprovincial no se utiliza, aunque en realidad se usa el 97 por ciento-“.

Además, el escritor afirmó que “en lo político, el resto de las provincias que tienen tierras bajo riego que se van a ver directamente perjudicadas por el flujo del caudal de río Colorado, además de la salinidad”, porque “Mendoza al hacer una central de producción hidroeléctrica, los flujos de agua van a ser irregulares y van a poder regar a veces sí y a veces no”.

Sobre el estudio de impacto ambiental, al que Nación dice supeditar la obra Portezuelo del Viento, aunque al mismo tiempo dio luz verde a la ejecución, Cazenave manifestó que “es una de las incongruencias que tiene el laudo” del presidente que resolvió a favor de Alfredo Cornejo, el gobernador de Mendoza, socio en Cambiemos. “Por un lado lo apoya y por el otro condiciona la licitación (con el estudio). Esto desarticula al Coirco, que había pedido un informe ambiental sobre toda la cuenca del Colorado”, siguió.

Al criticar la postura de los gobernadores de Río Negro y Neuquén, principalmente, y de Buenos Aires, el escritor explicó que los mandatarios “optaron por la caja nacional de dinero por la que se manejan muchas opiniones”.

El estudio de impacto ambiental sobre toda la cuenca del río Colorado, comentó, será realizado por especialistas de las universidades del Litoral y de La Plata, y por La Pampa lo controlara la UNLPam. “La incongruencia es cómo lo plantea el laudo. Por un lado, dice que no se avanzará con la obra hasta que no esté el informe y por el otro, se permite que avance”, advirtió el escritor.

Cazenave recordó que el laudo no menciona la realización del embalse compensador y señaló que el diseño de la central hidroeléctrica “no es el que corresponde a los caudales que puede erogar el río Grande” -afluente del Colorado-, por lo que consideró que “la obra está sobredimensionada”. Y agregó: “Se va a salinizar el río Colorado, porque se retienen caudales del Grande que es el que aporta la mejor agua. En el mediano plazo, se va a ver la variación”.

 

Fuente: Diario Río Negro/Diario la Arena/APP

Horizonte
Optica Guidi
Cotravili
Farmasur
Municipalidad de Viedma
Choele Choel
Choele Choel
Copyright 2007 | CADENAINTEGRACION | Todos los derechos reservados